El Fondo Monetario Internacional (FMI) calcula que el total de las depreciaciones y provisiones por pérdidas crediticias asumidas por la banca mundial ascenderá a 2,3 billones de dólares (1.7 billones de euros), lo que supone medio billón de dólares menos que su anterior estimación.