El Euribor, el indicador más utilizado para el cálculo de hipotecas, marcó hoy el 5,322%, la cota más baja del mes, pese a la firmeza que mostró ayer el Banco Central Europeo (BCE) sobre el control de la inflación, que aleja la posibilidad de una posible bajada de tipos en la Eurozona este año. El Euribor suele elevarse cuando el mercado prevé que el BCE subirá los tipos de interés en la Eurozona. Aunque la mayoría de los analistas consultados por Efe coinciden en señalar que el Euribor debería acabar el año en el entorno del 5,10% o el 5,20%, las declaraciones de ayer del presidente del BCE, Jean-Claude Trichet, han enfriado las expectativas de los mercados.
La cota marcada hoy por el Euribor sitúa la media mensual en torno al 5,32%, una décima por debajo del máximo histórico de julio. El indicador cerró agosto en el 5,323% y rompió la tendencia alcista de los cinco meses previos al bajar siete centésimas con respecto a julio, cuando concluyó el mes en el 5,393 y marcó su máximo histórico. El BCE mantuvo ayer los tipos de interés en el 4,25%, pero revisó a la baja las previsiones de crecimiento para los países de la zona Euro, que sitúa ahora entre el 1,1 y el 1,7% para este año, y entre el 0,6 y el 1,8% para 2009. Además, Trichet señaló que el regulador europeo no tiene una "predisposición" en su política monetaria, lo que significa que no prevé modificar el precio del dinero próximamente. Esto aleja definitivamente la posibilidad de una posible rebaja de tipos este año. Desde que comenzara a cotizar, en enero de 1999, el Euribor sólo había superado el 5% en seis ocasiones, cinco de ellas entre julio y noviembre de 2000 y otra en junio de este año.