La propuesta de adquisición de T-Mobile EE.UU. (Deutsche Telecom) por parte de AT &T valorada en 39 billones de dólares plantea interrogantes acerca de si el acuerdo podría dar lugar a aumentos de precios al consumidor, tal y como manifestó Jonathan Baker.

Jonathan Baker, el economista jefe de la Federal Communications Commission (FCC), también dijo en una conferencia el 31 de marzo en Washington,"que la agencia debe determinar si el acuerdo deja a los clientes inalámbricos sin alternativas viables. Estas preocupaciones deben sopesarse frente a la posibilidad de avances tecnológicos y si los ahorros de costes repercuten a los consumidores”, explicó Baker. Sus observaciones recibieron poca atención más allá de los círculos de defensa de la competencia, según publican en Bloomberg.

"Es una señal de que la FCC va a examinar estos temas con mucho detalle", declaró Robert Lande, profesor de Derecho de la Universidad de Baltimore que asistió al discurso de Baker. Él dijo que las preocupaciones de Baker son la base de "una norma difícil para la aprobación de una fusión."

La adquisición propuesta, si es aprobada por la FCC y por el Departamento de Justicia dejaría tres principales proveedores inalámbricos en Estados Unidos, incluyendo Sprint Nextel Corp. y Verizon Wireless, que es propiedad conjunta de Verizon Communications Inc. y Vodafone Group Plc.

A las 19.50 hora española, la cotización de AT&T en Estados Unidos baja un 0,51% hasta 30,50 dólares, al igual que Verizon que desciende un 0,37% (37,71 dólares) y Vodafone Group, con una caída del 1,24% hasta 28,76. Sin embargo, Sprint Nextel se revaloriza en un 1,17% situando el precio de su acción en 4,76 billetes verdes.