La reducción de la aversión al riesgo ha impulsado a los cambios de las principales divisas internacionales frente al yen, situando al dólar en 119,47, cerca de superar su nivel de resistencia actual en 119,50, tras haber roto sus techos frente a la moneda japonesa el euro y el franco suizo, según IFR (Thomson Financial). Según destacan los analistas de ACM, sigue sin estar claro si el Banco de Japón (BoJ) decidirá subir tipos en su próxima reunión los días 22 y 23 de este mes. El principal obstáculo desde el punto de vista macro parece haberse soslayado con la buena evolución de la producción industrial, y el consumo parece seguir aunque a un ritmo lento, pero los indicadores de precios insisten en mantenerse en territorio negativo, comentan.