El dólar seguía cayendo frente al euro, cerca de un nuevo récord histórico de 1,60 dólares por euro, ya que los inversores no acaban de tranquilizarse tras el anuncio del Tesoro y la Reserva Federal estadounidenses de que apoyarán a las hipotecarias Mae y Freddie Mac, en delicada situación financiera. El euro se acerca ahora a los 1,60 dólares, mientras que la libra ha subido por encima de los 2 dólares por primera vez desde principios de mes y está a máximos de tres meses y medio. El descenso en la confianza de los mercados financieros también ha ayudado al yen, pese a que el Banco de Japón haya insistido en la necesidad de mantener una postura neutral en política monetaria ante la creciente incertidumbre.