El déficit público francés se situó hasta agosto pasado en 63.200 millones de euros, con un incremento en relación con los 51.730 millones registrados doce meses antes. El empeoramiento de la cifra de un año para otro se debe a que en 2006 ha habido unos ingresos excepcionales derivados de varias operaciones de privatización. Si se descontaran los ingresos por privatizaciones el saldo en agosto sería 5.300 millones de euros menor que un año antes.