El consumo aparente de acero ha disminuido un 54% en los cuatro primeros meses de 2009, y la producción no llega al 63 por ciento en comparación con el mismo periodo del año anterior, según ha informado hoy el presidente de la patronal de empresas siderúrgicas (Unesid), Gonzalo Urquijo. En su discurso tras la Junta General Anual, Urquijo señaló que la siderurgia española vive un desplome "vertiginoso" de la demanda, por lo que, si se prolonga una recesión "tan extrema", peligraría la viabilidad de la industria del metal y su recuperación, aún en tiempos de bonanza, sería "difícil".