Apenas una cuarta parte de los bonistas afectados de Banco Santander ha aceptado canjear la deuda subordinada a cambio de emisiones sénior.

Santander pretendía reemplazar 6.800 millones de euros en títulos de deuda subordinada correspondientes a nueve series denominadas en euros y libras esterlinas que vencían entre 2017 y 2019, a cambio de participar en dos nuevas emisiones sénior en las mismas divisas pero cuyo vencimiento se adelantaría al 1 de diciembre 2015. El tipo de interés de estos valores sería del 3,381% para la emisión en euros y del 3,16% para la denominada en libras.

El canje conllevaba la aplicación de un descuento sobre el capital principal invertido de entre el 0,5% y el 13%. El importe mínimo para acudir a la operación era de 100.000 euros o 100.000 libras.

Todos los bonos de las nueve series están en manos de inversores institucionales.

El banco esperaba anotar unas plusvalías de 650 millones de euros si todos los acreedores hubiesen participado en la operación.