El rumor circula, cada vez con más fuerza, por el mercado. Se cree que el BCE podría anunciar esta misma tarde medidas para capitalizar la banca española. Ayer el presidente del gobierno, Mariano Rajoy, pedía que la entidad financiera central diera ayudas directas a la banca nacional, mientras que descartaba la petición de un rescate.

Marek Belka, el gobernador del banco central de Polonia
, dijo el lunes que España podría contar con un medio de financiación internacional si sus bancos necesitaran recurrir a una recapitalización. Belka se refirió al Fondo de Rescate Europeo como medio para captar financiación, pero se negó a decir si España requiere esa ayuda.

"España está luchando con las debilidades típicas de los países del sur de la zona euro, pero la magnitud de sus problemas es mucho menor que la de los de Grecia, e incluso de otros países de la zona", dijo.

Los inversores están cada vez más preocupados de si España podría verse obligada a buscar un rescate internacional para hacer frente a los problemas de la banca (como ya ocurriera en Irlanda), aunque el presidente del gobierno, Mariano Rajoy, ya descartó que España recurriera a un rescate europeo para los bancos españoles.

Entre tanto, la prima de riesgo española no da respiro, situándose en los 509 puntos básicos, y la rentabilidad del bono español a 10 años escala hasta el 6,45%. Estos indicadores del miedo han registrado importantes avances después de que Bankia pidiera este fin de semana al gobierno español 19.000 millones en ayuda. Además, el elevado endeudamiento de algunas comunidades autónomas, como Cataluña, que ya ha declarado que no podrá hacer frente sola a los vencimientos de deuda, alimentan el riesgo nacional.

Recordemos que en niveles de rentabilidad del bono a 10 años cercanos al 7% Portugal e Irlanda fueron obligados a buscar rescates internacionales.

En su comparecencia de ayer, Rajoy no dio detalles de los planes de recapitalización de la banca, pero sí pidió que el BCE ayudara directamente a los bancos. España ha rechazado en repetidas ocasiones la necesidad de ayuda externa para financiar el rescate de su sector bancario con problemas.

Rajoy no quiso concretar cuánto dinero podría ser necesario para salvar el sistema bancario nacional después de la nacionalización de Bankia, el cuarto mayor prestamista del país, diciendo que iba a esperar a la finalización de una auditoría externa sobre la situación.

El Gobierno central y los regionales necesitan refinanciar 117.500 millones a final del año.

Además, según Arnab Das, estratega de Roubini Global Economics (RGE), España "necesitará un plan de rescate", ya que la carga de la deuda privada "es cada vez más pesada sobre los niveles de la deuda soberana". El equipo de RGE cree que España tendrá que pedir un rescate a principios de 2013.