A nadie le ha sorprendido: el Banco Central Europeo (BCE) ha decidido mantener el precio del euro en el 0,75%, mínimos históricos, donde los situó en la reunión del mes de julio. El jarro de agua fría viene por el lado de la revisión fuertemente a la baja de sus previsiones de crecimiento económico de la zona euro para este año y el que viene.

En su última reunión del año hoy, el BCE ha decidido mantener el precio del dinero estable en su mínimo histórico, en el 0,75%. No obstante, los expertos consideran probable que a principios de 2013 se produzca una nueva rebaja de los tipos de interés que ya está descontando el Euríbor, aunque dependerá de cómo evolucione la economía de la eurozona y lo que anticipen las nuevas previsiones.
En el mercado de divisas el euro cotiza a 1,30 dólares, después de que ayer reconquistara los 1,31.

Las presiones inflacionistas no preocupan, pues el IPC de la eurozona se situó en noviembre en el 2,2%, lo que representa un descenso de tres décimas respecto al nivel registrado en octubre, principalmente gracias al abaratamiento de la energía.

Ahora la atención se centra en la rueda de prensa de su presidente Mario Draghi, donde ha destacado que la incertidumbre va a seguir golpeando a la economía de la Eurozona, aunque prevé una mejora para el año que viene gracias a un aumento de la demanda global. Descarta cualquier presión inflacionista y espera que el IPC de la región vuelva a descender por debajo del 2% en 2013. Las expectativas para la inflación de la zona euro siguen en línea con el objetivo de mantenerse cerca pero por debajo del 2%.
Mario ha anunciado que se prolongará la "barra libre" de liquidez durante el primer semestre de 2013.

Por desgracia, el organismo ha revisado con fuerza a la baja sus previsiones de crecimiento económico de la zona euro para este año y el que viene. Para 2012 el BCE espera que el Producto Interior Bruto (PIB) caiga entre un -0,4% y un -0,6%, mientra que para 2013 prevé una evolución del PIB de entre un -0,9% y un 0,3%, frente a la anterior estimación de entre un -0,4% y un 1,4%.

Eurostat ha publicado este jueves la segunda estimación del PIB de la zona euro en el tercer trimestre del año, en la que confirma que la economía de la unión monetaria entró en recesión técnica al registrar una contracción de la actividad del 0,1% respecto a los tres meses anteriores, cuando ya había retrocedido un 0,2%.
La Comisión Europea ya rebajó en noviembre sus previsiones de crecimiento para la eurozona, que se contraerá un 0,4% en 2012 y crecerá una décima en 2013, frente a la anterior estimación de -0,3% y 1% para este año y el próximo, respectivamente.

Como el BCE, el Banco de Inglaterra (BoE) hoy también ha decidido mantener los tipos de interés de la libra, actualmente en el 0,5%, así como el importe de su programa de recompra de activos mediante la emisión de reservas en 375.000 millones de libras (468.750 millones de euros), que fue incrementado por última vez el pasado mes de julio.