La entidad comunitaria ha salido al paso de lo dice es una 'sobreinterpretación' de los mercados sobre las palabras de ayer del presidente Trichet.


El encargado de bajar los ánimos a las bolsas europeas ha sido, en esta ocasión, el consejero Edwald Nowotny que considera que no existe ninguna decisión tomada sobre una subida de tipos de interés por parte del Banco Central Europeo el próximo mes de junio, puesto que el momento en el que se adoptará será precisamente en la próxima reunión de la entidad comunitaria.

Nowotny no ha dudado en afirmar hoy "definitivamente creo que es una sobreinterpretación" de los mercados. El consejero, en declaraciones realizadas esta mañana en Helsinki, asegura que "lo que decidió ayer el consejo del BCE fue que queremos una información completa, especialmente sobre las expectativas de inflación a medio plazo y con respecto también a 2012". 

Además, el que es el máximo responsable del banco central austriaco ha entrado también al juego de los periodistas que tildan de 'paloma' la actual línea de actuación que está siguiendo el Banco Central Europeo no sólo en relación a los tipos, sino tras el relevo del alemán Axel Weber. "En junio", recalca  Nowotny, "tendremos las nuevas previsiones del BCE y ése será el tiempo de tomar una decisión. Pero esto no debería interpretarse como un actitud más de paloma". 

De momento, la consecuencia directa de la decisión de Jean Claude Trichet es que el euro se mantiene por encima del 1,45 dólares, tras sufrir ayer su mayor caída desde noviembre de 2010.