El presidente del Banco Mundial, Robert Zoellick, ha reprendido duramente a la Eurozona porque "no resulta responsable" que "prometa lealtad a una moneda única sin afrontar a la vez una unión fiscal que permita que la unión monetaria funcione".

"La economía global ha entrado en una nueva zona de peligro, con poco espacio de maniobra, mientras los países europeos se resisten a asumir las difíciles responsabilidades comunes de una moneda única", ha sostenido antes de lamentar que la Eurozona no haya impedido "las consecuencias de miembros poco competitivos y acosados por la deuda".

Las críticas de Zoellick se producen después de que elpresidente de Estados Unidos, Barack Obama, diera un toque de atención a las economías europeas, a las que reclamó "políticas económicas coordinadas más efectivas".

"Europa tiene una moneda común, pero no dispone de una política económica coordinada, y eso genera importantes problemas", dijo el mandatario estadounidense.
Críticas para todos

Zoellick ha reprendido a Europa, pero también a Estados Unidos y Japón, por haber "postergado demasiado" la toma de "decisiones difíciles" para salir de la crisis. En su opinión, si no "asumen responsabilidades" rápidamente podrían arrastrar a la economía global a otra recesión.

"Europa, Japón y Estados Unidos han postergado durante demasiado tiempo la toma de decisiones difíciles, reduciendo las posibilidades que ahora quedan a un número dolorosamente pequeño", advirtió en un discurso en la Universidad George Washington.

El presidente del Banco Mundial reprochó a Estados Unidos el tener "déficits récord en tiempos de paz sin que haya a la vista una estrategia acordada para recortar la generación de deuda".

Por su parte, Zoellick recriminó a Japón "haberse resistido a reformas estructurales económicas y sociales que podrían actualizar su balbuceante modelo económico".

"La lección de 2008 y de crisis anteriores es que cuanto más tarde actúes, más tendrás que hacer y más doloroso será", le recordó Zoellick a las principales naciones industrializadas.

"Si no superamos tácticas de corto plazo o reconocemos que con el poder viene la responsabilidad, entonces navegaremos en corrientes peligrosas", advirtió.