El Banco de Inglaterra expresó el miércoles que no endurecerá su política monetaria al menos durante el próximo año, mientras los sectores público y privado tratan de reducir sus deudas y las condiciones del crédito siguen siendo difíciles.