El oro supera ya el nivel mágico de 1.000 dólares por onza hoy el martes, pero analistas y agentes creen que esto augura malas noticias para los compradores estacionales y podría, en última instancia, provocar la caída del mercado.