La subida de los tipos de interés de los bonos americanos dificulta la recuperación económica en EE UU, ya que las hipotecas en ese país están referenciadas a la renta fija a largo plazo. Los bonos a 30 años han subido desde el 4,85% de abril al 5,45% actual. El coste para los hipotecados es ahora mayor que en diciembre.