El 41,6% del ahorro de las familias españolas, unos 286.658 millones, permanecía depositado hasta mayo en las denominadas cuentas a la vista, es decir, aquellas que no ofrecen remuneración o que prácticamente no abonan intereses, según datos del Banco de España.
Este porcentaje ha repuntado ligeramente, ya que en los últimos meses se situaba en torno al 40% y se coloca en niveles del año 2006, cuando el ahorro de las familias en cuentas a la vista rozaba los 291.000 millones de euros, aunque el porcentaje en relación al ahorro total era mayor, el 53%.

Este incremento se debe fundamentalmente a la necesidad de tener mayor liquidez disponible ante la incertidumbre que aún planea sobre la evolución económica y porque la caída de los tipos de interés ha reducido el atractivo de los depósitos. Además, los expertos subrayan que el ahorro siempre aumenta en tiempos de crisis.

El dinero que las familias tenían en cuentas a la vista se situó en 277.065 millones de euros en abril, pero en mayo se elevó en 9.600 millones de euros, mientras que el ahorro en depósitos disminuyó en 4.000 millones, hasta los 401.454 millones. El ahorro total alcanzaba los 688.575 millones.

Muchos inversores prefieren mantener sus ahorros en estas cuentas para tenerlo disponible en lugar de renovar sus depósitos, que ahora ofrecen un tipo de interés sensiblemente inferior al de hace unos meses como consecuencia de la caída de los tipos y la menor necesidad de financiación de las entidades.

No obstante, la remuneración de los depósitos sigue siendo más elevada que la de las cuentas. En concreto, el tipo medio ponderado que aplicaban las entidades en los depósitos a plazo era del 3,54% en mayo, frente al 3,68% de abril, el 3,89% de marzo y el 4% de febrero y enero, según los últimos datos del Banco de España.

El tipo de interés de las cuentas a la vista, por su parte, se situaba en mayo en el 0,46%, frente al 0,49% de abril, el 0,55% de marzo y el 0,60% de febrero y enero.