Es un problema para las pequeñas y medianas empresas más que trillado: los bancos han cerrado el grifo del crédito y la situación económica de España no es demasiado favorable para impulsar un cambio de rol.

Según un estudio de la consultora CreditServices sobre las PYMES españolas 2011-2016, el 65% de estas compañías que cuentan  actualmente con financiación no tendrán la posibilidad de ampliar o renovar sus líneas de crédito en 2012.

Un problema en 'espiral', según Credit Services, que afectará al cierre "masivo" de empresas, al aumento del paro y al incremento "de forma importante" de la morosidad bancaria y empresarial.

La consultora sostiene, además, que si no se realizan reformas estructurales importantes en España, los cierres masivos continuarán como mínimo hasta el año 2016. 'Las medidas adoptadas por los gobiernos centrales y regionales, así como los créditos ICO no han sido suficientes'.