Aunque es evidente que la economía norteamericana se ha desacelerado, no parece probable el riesgo de una doble recesión, como muestran los indicadores adelantados, que apuntan a un crecimiento del PIB cercano al 1%.




Crecimiento mínimo con dos lastres: viviendas y empleo

• Después del deterioro de los datos del mercado inmobiliario que vimos en el mes de agosto, los del mes de septiembre han dado signos más positivos.

• Sin embargo, no creemos que se den todavía las condiciones de fondo para que comience, de forma sostenida, la recuperación del sector. Dos condiciones son necesarias para esto: recuperación del mercado laboral y normalidad en el acceso a la financiación.

Las ventas de viviendas nuevas se encuentran en mínimos históricos, al resultar más caras de adquirir y no han mostrado aún cierta estabilización, algo que sí han hecho los últimos datos de viviendas iniciadas, licencias de construcción, ventas de viviendas pendientes y de segunda mano.



El mercado laboral continua lastrado

La economía norteamericana sigue destruyendo puestos de trabajo. El informe del mes de septiembre así lo ha puesto de manifiesto, mostrando un recorte de -95.000 puestos no agrícolas (vs -5.000 est). El empleo público es el principal responsable del lastre, no consiguiendo ser compensado por la creación de empleo privado.

En todo el período de crisis se han destruido más de -200.000 puestos no agrícolas, lo que contrasta con la creación media de +125.000 experimentada en los cincos años anteriores al inicio de la crisis.



Fuente: Self Bank