La economía estadounidense no se contrajo en el primer trimestre del 2009 tanto como se había estimado inicialmente, según un informe publicado el viernes.  Las cifras mostraron un aumento en las ganancias corporativas y sugirieron que la recesión tocó fondo al final del 2008.
El producto interno bruto se contrajo a una tasa anual ajustada por factores estacionales del 5,7% entre enero y marzo, informó el Departamento de Comercio en su segunda estimación para el PIB de ese trimestre.  Originalmente, el Gobierno había estimado que la economía se había contraído un 6,1% en el trimestre.

En el cuarto trimestre, la economía se redujo un 6,3%.  La menor liquidación de inventarios y un menor descenso en las exportaciones influyeron en el ajuste al alza.

El PIB mide todos los bienes y servicios producidos en la economía.  Los economistas esperaban una contracción del 5,5% en el primer trimestre, según una encuesta de Dow Jones Newswires.