El mercado laboral de Estados Unidos ha mejorado más de lo previsto. La mayor economía del mundo creó 103.000 puestos de trabajo en septiembre, casi el doble de lo esperado, sin embargo, esto no sirvió para reducir la tasa de paro, que continúa en el 9,1% por tercer mes consecutivo.

El desempleo en Estados Unidos supera el 8% desde febrero de 2009, el periodo más largo desde que comenzaron los registros mensuales en 1948.

Los expertos estiman que es necesaria la creación de 200.000 empleos al mes para reducir la tasa de paro en un punto al año. Hasta el mes de agosto, se han recuperado alrededor de 1,9 millones de los 8,75 millones de empleos perdidos por la recesión de 18 meses que terminó en junio de 2009.