Los inversores aprovechan para hacer caja en Ebro Foods a marchas apresuradas en su último día de cotización en el Ibex 35. ¿Cuáles son las perspectivas técnicas del valor para sus futuras sesiones, ya en el Mercado Continuo?

¿Será por el factor ‘miedo’ que los inversores hoy huyen de Ebro Foods? El valor es el más penalizado del Ibex 35, el último día en el que cotizará en este índice. A partir del miércoles, -mañana la bolsa española permanecerá cerrada por la festividad del Día del Trabajo- ‘bajará a segunda división’, es decir, volverá al Mercado Continuo.

En concreto, las acciones de Ebro ceden un 3,20% hasta los 13,32 euros. Técnicamente, según Luis Lorenzo, analista de Dif Broker, “después de perder los 14 euros es probable que intente buscar los 12,70 euros, donde se puede establecer una estrategia alcista”. Desde niveles actuales y hasta los 12,70 euros, zona en la que podría establecer un suelo, aún le quedaría una caída del 4,65%.

GRÁFICO EBRO FOODS:


El comité revisor del selectivo (CAT) decidió el pasado lunes que esta compañía saliera del Ibex 35 por el bajo volumen de negociación que este valor movió en los dos meses posteriores al levantamiento de posiciones cortas (entre el 16 de febrero y el 16 de abril). En concreto, Ebro Foods movió entonces alrededor de 270 millones de euros, el menor nivel de todo el selectivo.

En la actualidad, la capitalización de Ebro Foods asciende a 2.047 millones de euros, mientras que su PER se sitúa en 12,59 veces y su rentabilidad por dividendo en el 3,63%.

La semana pasada Ebro Foods comunicó sus cuentas del primer trimestre, periodo durante el cual registró un beneficio neto de 32,26 millones de euros, lo que supone un aumento del 0,3% respecto al mismo periodo del año anterior, en un entorno de debilidad de consumo y crisis económica más agudizado que hace un año.

Ebro Foods, comenzó a cotizar en el Ibex 35 bajo la denominación de 'Ebro Puleva' en 2010. Lo hizo en sustitución de la concesionaria de autopistas Cintra, que había dejado al selectivo con 34 valores tras fusionarse con Ferrovial. Entonces, las acciones de la compañía alimentaria valían 14,53 euros, un 9,6% más que hoy. Paradojas de la vida, Ebro Foods se va porque sobra un valor en el Ibex 35 y entró porque faltaba uno.