Duro Felguera cae este jueves un 12,75% en bolsa hasta los 0,22 euros por acción. La compañía asturiana especializada en proyectos de ingeniería presentó ayer al cierre de la sesión sus cuentas anuales de 2017 que reflejan unas pérdidas de 254,4 millones de euros, lo que supone multiplicar por más de 13 veces los 'números rojos' de 19,1 millones obtenidos en 2016. 

Los ingresos de Duro Felguera se redujeron un 12% durante el ejericio 2017, hasta los 624,1 millones de euros, mientras que el resultado bruto de explotación (Ebitda) fue negativo en 173 millones de euros, frente al Ebitda positivo de 8,5 millones un año antes. Además, el grupo presentó un fondo de maniobra negativo de 207,1 millones de euros y un patrimonio neto negativo de 164,8 millones al finalizar 2017, según recoge Europa Press.

La compañía que preside Acacio Rodríguez se encuentra técnicamente en causa de disolución, según recoge la Ley de Sociedades de Capital. La deuda consolidada ascendía a 271,9 millones de euros a cierre de año, lo que implica un aumento de 47 millones frente a la misma fecha de 2016.

Duro Felguera apunta en sus resultados remitidos a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que "durante el ejercicio 2017, la compañía ha desarrollado un intenso proceso de búsqueda de socios en un contexto de estrechez financiera que ha limitado su actividad".

Ante estos 'números rojos' la compañía reconoce que debe "corregir su situación patrimonial en los próximos meses". La asturiana se encuentra en un proceso de refinanción de su deuda, que pasa por una ampliación de capital de entre 100 y 125 millones de euros, lo que supone "una fuerte dilución para los accionistas actuales", que pasarían a controlar apenas entre el 3% y el 5% del capital actual. Entre sus accionistas de referencia figuran el empresario Gonzalo Arrojo, a través de la sociedad Inversiones El Piles, que controla el 24,39% de las acciones, Inversiones Somio controla el 24,38% del capital e Inversiones Río Magdalena con el 10,027%.

La compañía ha contratado los servicios de la financiera Fidentiis para valorar la posibilidad de llevar a cabo con éxito dicha ampliación de capital en mercado, manteniendo en paralelo conversaciones con inversores privados interesados en entrar en el capital. "Las primeras prospecciones parecen favorables, durante las próximas semanas se continuará con este proceso de análisis", explican desde Duro Felguera.

Dentro del proceso de desinversión de activos, se ha materializado la venta de los edificios de oficinas de Madrid y las Rozas, que ha generado una mejora de la liquidez en el entorno de 7 millones euros. Duro Felguera continúa analizando la venta de otros activos no estratégicos, según explica en la presentación de sus cuentas. 

En lo que va de año, las acciones de Duro Felguera caen cerca de un 33%, mientras que si la referencia son los últimos doce meses su capitalización sufre un desplome del 82%.