La volatilidad puede ser definida de varias maneras, pero una de ellas podemos decir que es la desviación standard de un activo con respecto a su media, es decir, cuánto se desvía sobre su valor medio. Actualmente en los mercados, la reina indiscutible que sale en todos los titulares es la enorme volatilidad existente (da igual el horizonte temporal que mires, intradía, diaria, mensual, anual….).
Uno ya desespera y no sabe cuál va a ser la tendencia que van a seguir los mercados, por eso hoy en día hay muy poco inversor final en las bolsas y solo grandes instituciones y traders que mueven el mercado.

Les propongo que la volatilidad sea vuestra compañera de viaje y que la utilicen a su favor, es decir, obteniendo rentabilidad de su dinero fruto de una alta volatilidad. En el mercado no suele haber muchos productos que tengan una estrategia que simplemente se beneficie direccionalmente de la volatilidad y además, de la volatilidad de la volatilidad, o sea, de movimientos intradía bruscos. Pues bien, hay un fondo de inversión de una gestora francesa cuya rentabilidad de 2010 es de más de un 8% mientras que el Ibex-35 llevaba una caída a cierre de septiembre de -11%. ¿Cómo compra y vende volatilidad un fondo?

. La respuesta es a través de derivados. El citado fondo francés lo que hace es comprar y vender opciones, extrayendo el componente de volatilidad implícita de la opción y cubriendo al mismo tiempo los otros riesgos-componentes de las opciones como son los tipos de interés y el activo subyacente mediante la compra y venta de futuros y es así como aislan la volatilidad y juegan con ella. En este caso la volatilidad es la volatilidad implícita del índice DJ Eurostoxx 50 a 1 año. Esa es su apuesta, ponerse largos o cortos de volatilidad a partir de un nivel medio jugando con la estrategia de la reversión a la media.

Para los que desconfían de los derivados, comentar que dichas opciones son líquidas, no tienen riesgo de contrapartida puesto que hay una cámara de compensación en el medio y tienen liquidez diaria. ¿Cuál es el peor entorno para éste tipo de fondos y por tanto momento para salirse de él?. Cuando haya poca volatilidad, cuando la tendencia sea claramente alcista sin altibajos y la volatilidad se quedé estancada , puesto que la volatilidad generalmente suele subir cuando los mercados de renta variable bajan y viceversa, es decir, suele bajar cuando los mercados suben. Actualmente la volatilidad es de un 20%, en los momentos de mayor pánico como la quiebra de “Lehman Brothers” llegó al 80% y en momento donde todo era maravilloso y cualquier activo marcaba máximo sobre máximo a primeros del 2007, la volatilidad llegó a marcar un mínimo del 9%. Estamos en niveles por encima de la media histórica y mucho me temo que vamos a tener que convivir con niveles altos estructurales de volatilidad .

Si piensan que no hay ni habrá volatilidad en los mercados, que estamos en un mercado alcista, que no hay incertidumbres en el horizonte, que no hay posibilidad de doble recesión, que el desempleo y el consumo se van a recuperar, que el impacto de las medidas de austeridad no van a tener apenas impacto en el crecimiento, etc, etc…….sólo entonces, olvídese de éste fondo………..

En el 2008 el Ibex-35 bajó un -39% y el citado fondo subió un +22%, sólo en años donde la subida es muy fuerte es cuando se queda rezagado a causa de la bajada de volatilidad como por ejemplo, el 2009, donde el Ibex-35 subió un +29% y el fondo “sólo” un +6%.

En cualquier caso, ya sea como apuesta estratégica o cómo cobertura en caso de caída de los mercados, siempre es interesante tener ésta clase de activo en la composición de una cartera.
El mercado siempre da oportunidades a los inversores y en éste caso con la volatilidad también se puede ganar dinero. Cualquier día de éstos hasta en los grandes supermercados van a vender cuarto y mitad de volatilidad………