El marcado repunte de las acciones en China aviva el interés por los activos arriesgados y arrastra a la baja al dólar y al yen en Europa, dando la vuelta a la tendencia del mercado previa en la que los temores por el empleo estadounidense beneficiaron a las divisas refugio.