A diferencia de las medidas avanzadas por los gobiernos de Reino Unido y Francia, el máximo directivo de Deutsche Bank, Josef Ackermann, ha comentado que los principales bancos alemanes han alcanzado un acuerdo para autorregularse en materia de bonus, por lo que sugiere que no sería necesario una intervención del Ejecutivo alemán en esta materia.