No importan demasiado los datos estadounidenses en una jornada en la que el viejo continente marca el paso. El presidente del Reserva Federal, Ben Bernanke, pronuncia a esta hora un discurso sobre pequeñas empresas y para en el que tratará de defenderse de las acusaciones sobre la escasa independencia del organismo que dirige. Además, se darán a conocer datos macroeconómicos como los inventarios de ventas al por menor y los inventarios de crudo, nada comparado obviamente con el impacto europeo.

Los tres índices se mantienen en la mism línea con pérdidas próximas a 2%. El S&P 500 cede un 2,35% y se coloca en los 1.240 enteros, seguido del tecnológico Nasdaq que recorta un 2,36%, mientras que el Dow Jones de industriales ha perdido los12.000 puntos con una caída del 2%.

En terreno corporativo, General Motors ha publicado resultados y bate al consenso de analistas con un beneficio de 17.000 millones de dólares. Lo que no ha gustado tanto han sido sus previsiones de cara a los próximos trimestres, de ahí su cotización en rojo dentro de Wall Street. La cadena de tiendas Macy y Liz Claiborne dará a conocer también sus resultados y al cierre será Cisco Systems el que lo haga.


En Europa las pérdidas se incrementan tras la apertura del mercado americano. El Ibex 35 pierde más de un 3% y se la juega a esta hora con lo 8.300 puntos. El Eurostoxx 50 pierde otro 2,40%, mientras que la Bolsa de Milán cede casi cuatro puntos porcentuales.

El oro sigue siendo refugio de los inversores en tiempos de tormenta y hoy se coloca en lo 1.785 dólares la onza, mientras que el oil Texas también ha abierto en negativo y el barril se negocia a 95,40 dólares.