El grupo de derechos humanos estadounidense Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés) anunció una demanda contra una filial de Boeing por colaborar en los vuelos secretos que habría realizado la CIA para secuestrar a extranjeros que consideraba sospechosos de terrorismo.