El Consejo de Administración de la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM) aprobó hoy la emisión de cuotas participativas, con lo que será la primera caja de ahorros española que emita estos títulos, similares a las acciones pero sin derechos políticos. Según una nota remitida hoy por la caja de ahorros, la emisión representará "un 7,5% del excedente de libre disposición" de la entidad y tendrá tres tramos: uno para inversores institucionales, otro para particulares y un tercero para los empleados de la CAM.
"La futura cotización de la CAM en bolsa a partir de la emisión", explica la entidad, supone "incrementar la transparencia en la gestión y someterla a la evaluación continua del mercado, aspectos que han sido remarcados varias veces en los últimos meses como muy necesarios en el sector por el Banco de España". Además, con esta emisión, que rondará los 500 millones de euros, según dijo ayer a EFE el presidente del Consejo Territorial de la CAM, Armando Sala, la entidad quiere "reforzar sus recursos propios" con el objetivo de acometer los proyectos previstos en los planes estratégicos que ha diseñado para los próximos años. Con la emisión de estas cuotas, los inversores tendrán por primera vez la posibilidad de participar directamente en el negocio de una caja de ahorros, "formando parte de un proyecto de crecimiento en el ámbito financiero y con una profunda implicación en el ámbito de las Obras Sociales", explica la CAM. Según Roberto López Abad, director general de la caja de ahorros, "hoy es un día muy importante para CAM", puesto que "más allá del importe de la emisión", "hemos abierto la vía que nos permite competir en total igualdad de condiciones con el resto de entidades financieras". Para López Abad, "la primera emisión de cuotas participativas del mercado es un hito que garantiza la continuidad del modelo fundacional de la caja, abriendo a los inversores de renta variable la posibilidad de participar en un modelo de negocio muy atractivo, tanto por su rentabilidad y eficiencia en lo financiero como por su espíritu social último". La emisión acordada hoy está dentro de los criterios previamente aprobados por la Asamblea General de la Caja: no supera el límite máximo inicial autorizado del 20% del excedente de libre disposición de la Caja y su ejecución se producirá dentro del plazo de tres años otorgado el pasado 14 de diciembre. La operación se hará mediante una única emisión, con obligación explícita de amortización en caso de que se produjese alguna modificación de la normativa vigente que propusiera conferir derechos políticos a las cuotas emitidas, según la nota. A partir de la aprobación de la emisión por parte de la CNMV, la operación seguirá los plazos previstos en la legislación vigente, aprobada en 2004, para este tipo de ofertas en los mercados de valores.