La emisión de cuotas participativas por parte de Caja Mediterráneo (CAM), la primera de Europa en acometer este proceso, responde al objetivo de esta entidad de reforzar su base de capital para acometer operaciones futuras que permitan continuar con su línea de crecimiento. Así lo ha manifestado hoy el director general de CAM, Roberto López Abad, quien en rueda de prensa ha desgranado "las claves de este proceso".
En su opinión, la emisión de cuotas por parte de una entidad de ahorros supone dotarse de la flexibilidad que otros intermediarios financieros ya tienen para poder reforzar la base de capital. López Abad ha reiterado que las cuotas facilitan a las cajas la obtención de recursos propios básicos ya sea para financiar actuaciones futuras de expansión o de inversión, al tiempo que ha negado que este proceso sirva para financiar la entidad. El Consejo de Administración de CAM aprobó ayer la emisión de cuotas participativas, cuyo importe representará "un 7,5% del excedente de libre disposición" de la entidad -el valor de la CAM- y que tendrá tres tramos: uno para inversores institucionales (28-29%), otro para clientes (68%) y un tercero para sus empleados (2-3%). En este sentido, ha avalado la negativa de financiación al subrayar que una emisión del 7,5%, "un tramo testimonial de capital", como así lo ha calificado, "no sirve para financiar". A su juicio, la decisión de la CAM de "acceder al mercado de capitales" pone fin al "handicap" que tenían las cajas de ahorro para competir con el resto de entidades financieras, como es "la posibilidad de incrementar, en las condiciones que el mercado establezca, la base de capital". "Hemos abierto la vía que nos permite competir en total igualdad de condiciones con el resto de entidades financieras", ha reiterado el director general. Para López Abad, la emisión permitirá obtener recursos propios para hacer frente, entre otros objetivos, "a operaciones de mercado que se puedan generar vía adquisición u otras, y que supongan incrementar el tamaño de la caja" y, por ende, requieran de una base de capital significativa. "Esta es la razón. La de dotarnos de la flexibilidad que otros tienen para poder reforzar la base de capital en caso de que existan operaciones que puedan interesar a la CAM en su proceso de crecimiento", ha subrayado el director general. Preguntado por los motivos que han llevado al Consejo de Administración a emitir un 7,5% cuando la Asamblea General había autorizado en diciembre del pasado año un máximo del 20%, López Abad ha apuntado que "la CAM no necesita un refuerzo de tal envergadura". "Es una emisión muy corta, simbólica", ha añadido López Abad, quien ha querido resaltar otro de los motivos de esta decisión: incrementar la transparencia de la entidad en su gestión a través de la evaluación continua del mercado. Por lo que se refiere al importe económico de la cuantía de las cuotas, López Abad ha manifestado que "no se puede decir porque no se sabe". "El mercado será el que definitivamente marque el precio", ha agregado.