El secretario del Tesoro, Timothy Geithner, dijo el miércoles a un senador estadounidense que el plan del departamento de reabrir el Programa de Alivio de Activos en Problemas, o TARP, de 700.000 millones de dólares para bancos pequeños no es exactamente un reciclaje.
En un detallado análisis legal entregado al senador David Vitter, Republicano por el estado de Los Angeles, Geithner indicó que en lugar de reutilizar dinero del TARP pagado por las firmas financieras, la ley de rescate financiero otorga al Tesoro la flexibilidad de dejar disponibles "nuevos fondos" que equiparen la cantidad de pagos recibidos.

Geithner dijo la semana pasada a un grupo de banqueros que el Departamento del Tesoro pretende ofrecer pronto a los bancos más pequeños capital adicional mediante la reapertura del TARP.

El viernes, Vitter envió una carta a Geithner argumentando que la ley de emergencia de estabilización económica requiere que los fondos que las firmas financieras devuelvan al TARP se destinen directamente a la reducción de deuda.

De hecho, varios legisladores más en el Capitolio argumentaron que es ilegal que el Tesoro reutilice los fondos que los bancos pagan al Gobierno, alertando que el TARP está en vías de convertirse en una puerta giratoria.

En respuesta a ello, Geithner señaló el miércoles en una carta que la Sección 106(d) de la ley de rescate financiero de 2008 efectivamente exige que los ingresos y ganancias obtenidos a partir de la venta de activos en problemas comprados en virtud de dicha ley deben pagarse al fondo general para la reducción de deuda pública. El Tesoro no rebate eso, afirmó.

Sin embargo, otras secciones de esa ley allanan el camino para que el Tesoro pueda realizar compras adicionales por hasta US$700.000 millones "en cualquier momento" y específicamente autorizan que el Tesoro siga comprando activos bancarios y disponga fondos para nuevas compras de activos.

Geithner añadió que antes de utilizar los fondos del TARP, el Tesoro revisará cada caso cuidadosamente para asegurarse que se adhiera al espíritu y a la letra de la ley.

Actualmente, el Tesoro espera recibir al menos U$25.000 millones en pagos de los bancos.