Carlos Ghosn, CEO de Nissan, explica que cerca de 40 de los proveedores de componentes nipones siguen en crisis tras el terremoto.

Este dato complica los esfuerzos de los fabricantes de vehículos “para reiniciar la producción de automóviles”. Los componentes electrónicos, plásticos y el caucho son aún escasos, por lo que el presidente de la compañía automovilística declaró que “afectará a los fabricantes de automóviles japoneses y sus rivales fuera del país”. El gerente también comentó que, a pesar de la situación, los fabricantes de automóviles están conjuntamente apoyando a los afectados a través de la asociación de fabricantes de automóviles japoneses.

"Esto es serio y sigue siendo difícil de evaluar", continuó Ghosn."Hemos sufrido un terremoto, un tsunami, apagones, escasez de combustible y todo al mismo tiempo, y no sólo golpea a los fabricantes de automóviles, sino también a los proveedores y a los distribuidores.", denunció.

Según comentó Takeshi Miyao, analista de Carnorama en Tokio, una vez que los fabricantes confirmen que poseen todas las piezas necesarias, “iniciarán su actividad y se pondrán al día”. Aunque también reconoce que el impacto negativo en su producción puede ser de un 5%.

Los fabricantes de automóviles nipones, Nissan, Toyota y Honda continúan luchando para reanudar la producción nacional tras el terremoto de magnitud 9,0 del 11 de marzo.

La cotización de Nissan cerró hoy con una caída del 4,48%.