La inmobiliaria ha presentado hoy un beneficio neto de 10 millones de euros en los tres primeros meses del año. El año pasado registró unas pérdidas de 33 millones.


Colonial ha atribuido sus buenos datos a su cambio de actividad hacia el negocio patrimonialista, a las desinversiones de activos no estratégicos y a la refinanciación de su deuda.

El endeudamiento es de 3.361 millones de euros durante el primer trimestre. El negocio de la inmobiliaria en Francia supuso el 64% de sus ingresos a través de su filial SFL, de un total de 54,6 millones de euros. El resto procede de nuestro país.

Colonial ha cerrado la sesión cayendo un 1,39% hasta los 0,071 euros.