El ministro de Industria, Turismo y Comercio, Joan Clos, atribuyó hoy la rescisión por parte de la compañía Sonatrach del contrato de Repsol YPF y Gas Natural para el desarrollo de la planta argelina de gas de Gassi Touil a un incremento de los costes de inversión. En comparencia en el Senado, el ministro explicó que al ganarse este contrato en 1994 su coste de inversión rondaba los 3.000 millones. "El problema y origen de todos los conflictos que conlleva este proyecto es que ahora la inversión se estima en alrededor de 8.500 millones", señaló antes de advertir de que esta cifra ha sido calculada por Industria de forma "independiente", puesto que "cada compañía hace sus estudios en defensa de sus intereses particulares". Al anunciar la rescisión del contrato, Repsol YPF acusó a Sonatrach de "apropiarse" de "forma ilegítima" del proyecto, y aseguró que la decisión de la compañía argelina fue adoptada "en línea con la decisión política manifestada en los últimos meses por las autoridades argelinas". En su comparecencia, Clos aseguró que el Ministerio de Industria hace "todo lo posible" para resolver el conflicto, y recordó que éste no es el proyecto energético más importante para España en el país norteafricano.