La investigación del gobierno chino sobre el supuesto robo de secretos de Estado por cuatro empleados de Rio Tinto no es un indicio de que China vaya a restringir las actividades de las multinacionales en el país, señaló el martes el portavoz del Ministerio de Exteriores, Qin Gang, quién realizó estas declaraciones en una rueda de prensa en la que también dijo que la información que aseguraba que el presidente chino, Hu Jintao, aprobaba la investigación "no está en línea con los hechos". Aparte de esto, añadió también que las empresas extranjeras deben cumplir las leyes y normas chinas y que el caso de Rio se tratará de acuerdo con la ley de su país.