La cementera cerró el primer semestre del ejercicio en números rojos, tras perder 5,1 millones de euros, mientras que hace un año arrojaba un beneficio de 2,4 millones de euros.

Según informó la compañía cementera a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), en el segundo trimestre del ejercicio logró un resultado positivo de 5,8 millones de euros.

Este beneficio ha compensado parcialmente las pérdidas del primer trimestre, de tal forma que las pérdidas totales del semestre se ha situado en 5,1 millones de euros.

Por su parte, la cifra de negocios de los seis primeros meses de 2011 fue de 401 millones de euros (-7,9%), de los que 134 procedieron de las actividades internacionales. Mientras, el resultado bruto de explotación ascendió a 105,4 millones (-3,8%) y representa un 26,3% sobre la cifra de negocios.