El director general de Caja Mediterráneo (CAM), Roberto López Abad, afirmó hoy que la propuesta del conseller de Economía y Hacienda, y vicepresidente económico del Consell, Gerardo Camps, respecto a que si hay fusión Bancaja-CAM, su sede operativa y fiscal esté en Alicante, abre "la posibilidad" de la CAM a respaldar "cualquier proyecto" que sea planteado "de manera sensata", es decir, que sea "económica y socialmente viable". No obstante, indicó que "todo esto se barajará en su momento y el Consejo tomará la decisión que estime más oportuna", y añadió que "el resto de valoraciones en estos momentos no proceden". Además, apuntó que la fusión "no tiene una fecha prevista", pero que no será "a muy largo plazo".