Caja Cantabria obtuvo un beneficio antes de impuestos de 57,6 millones de euros en los nueve primeros meses del año, un 0,7% más que en el mismo periodo de 2008. Un resultado "satisfactorio" para sus responsables, teniendo en cuenta las "importantes" dotaciones voluntarias a provisiones, y por encima de la media del sector, con el que la entidad "sigue reforzando" sus posiciones.