El presidente de EEUU, George W. Bush, ha afirmado hoy que su Gobierno "comparte" la preocupación de los ciudadanos por las crisis financiera e insistió en que está haciendo todo lo posible para "fortalecer y dar estabilidad a los mercados". Bush, en su primera comparecencia publica para hablar de la crisis desde el lunes pasado, explicó que está en contacto permanente con sus asesores económicos, y hoy tiene previsto reunirse con el secretario del Tesoro, Henry Paulson. El presidente relató las medidas económicas y financieras "extraordinarias" que se han llevado a cabo en los últimos días y que, según dijo, están dando resultados en dar estabilidad a los mercados.
Así, el presidente de EEUU citó la decisión del Gobierno de tomar el control de las macroempresas hipotecarias Fannie Mae y Freddie Mac, la nacionalización del gigante asegurador AIG, y las medidas aprobadas por la Comisión de Valores estadounidense para proteger a los inversores de las manipulaciones ilegales de los mercados. "Anoche -recordó Bush- la Reserva Federal, en coordinación con los bancos centrales de todo el mundo, dio un paso sustancial al proveer liquidez adicional al sistema financiero estadounidense". "Estas acciones son necesarias e importantes. Y los mercados se están ajustando", apuntó el presidente. No obstante, alertó de que los mercados financieros siguen teniendo "desafíos", pero "como demuestran las ultimas medidas, mi Gobierno está concentrado en hacerles frente". "El pueblo estadounidense puede estar seguro de que seguiremos actuando para fortalecer y dar estabilidad a los mercados financieros y mejorar la confianza del inversor". Bush habló desde los jardines de la Casa Blanca, tras haber suspendido los viajes que tenía previsto hoy a Florida y Alabama, debido a la gravedad de la crisis que sufren los mercados financieros mundiales.