El sistema bancario alemán ha salido bien parado en términos generales de las turbulencias del mercado financiero originadas por la crisis de las hipotecas subprime en Estados Unidos, según el Bundesbank. En su informe sobre estabilidad financiera, el banco central señala que aunque aparecieron algunos problemas aislados, el propio sistema bancario se encargó de resolverlos. La entidad añade que el impacto de la variación en las condiciones en el sistema financiero global influirá en las cuentas de resultados de los principales bancos alemanes en el segundo semestre de este año. El Bundesbank apunta que el riesgo de que las turbulencias se trasladen al mercado de crédito doméstico y a la economía real parece limitado.