La UE ha hecho pública su intención de sancionar a los Estados que paguen sus facturas más tarde de los 30 días que impone la nueva directiva.
La Unión Europea tiene muy claro que una de las lacras para la competitividad en la zona euro es la morosidad pública. Por eso se ha propuesto ponerse firme en este tema y sancionar a los Estados que paguen sus facturas más tarde de los 30 días que impone la nueva Directiva, que entra en vigor en un año y medio.
 
, Daniel Calleja, director general adjunto del departamento de Empresa e Industria de la Comisión Europea y responsable de las pequeñas y medianas empresas, “Mr Pyme”  ya ha asegurado que Europa no va a permitir que se incumpla un a normativa tan importante, según se desprende de informaciones en Expansión.