La Comisión Europea revisó hoy ligeramente al alza la previsión de crecimiento para la Unión Europea hasta situarla en el 1% del PIB en 2010 y en el 1,7% en 2011 (en lugar del 0,7% y el 1,6% que había previsto en noviembre) por la mejor evolución de la economía internacional. No obstante, admitió que la débil demanda interna sigue obstaculizando una recuperación más fuerte y que la inestabilidad en los mercados financieros puede poner en riesgo la recuperación. "Las mejores perspectivas de crecimiento económico para este año constituyen una buena noticia para Europa. Ahora debemos garantizar que el crecimiento no quede truncado por los riesgos relativos a la estabilidad financiera", dijo el comisario de Asuntos Económicos, Olli Rehn durante la presentación de las previsiones económicas de primavera.