El primer ministro británico, Gordon Brown, invocó hoy en el Congreso de Estados Unidos un "nuevo acuerdo" mundial que permita superar el colapso de los sistemas financieros mediante una más estrecha cooperación entre Washington y su "amiga Europa", donde aseguró que se encuentran los "líderes más pro-americanos que se recuerdan".

En una comparecencia histórica en el Capitolio, Brown elogió la trayectoria norteamericana como un espacio de libertad que en el pasado catalizó la salida de crisis como la que actualmente asola los mercados de todo el planeta y apostó por reeditar este liderazgo. "Ahora más que nunca el resto del mundo quiere trabajar con vosotros", aseguró a los congresistas, quienes saludaron con aplausos numerosos pasajes de su discurso.

Tras convertirse en el quinto británico en intervenir ante la Cámara de Washington, el mandatario retomó las líneas principales del discurso que ha venido defendiendo desde el estallido de la crisis y subrayó el carácter "global" de la vigente coyuntura y la necesidad de afrontarla con el mismo sentido de conjunto para superarla: "Si algo nos han enseñado estos tiempos es que los mayores retos que afrontamos son globales".