El banco francés BNP-Paribas está a punto de firmar un nuevo acuerdo con el Estado belga para hacerse con parte de las actividades de Fortis después de haber negociado un nuevo esquema que pasaría por aumentar la participación del Estado belga en Fortis, según informa el diario económico galo 'Les Echos'. Así, la participación de Bélgica en Fortis sería al menos del 30% del capital, en lugar del 25% barajado anteriormente. A cambio, la entidad gala se haría con el 25% de la actividad aseguradora de Fortis en Bélgica. El Gobierno belga se compromete, además, a aportar garantías suplementarias en caso de que la crisis se agrave, aunque no se mencionan cifras, mientras que BNP Paribas conservará sus ratios de solvencia.
Por lo que se refiere a la filial aseguradora de Fortis, BNP Paribas conservaría el 25% frente al 10% barajado en el primer acuerdo y rechazado por la Asamblea general de accionistas de Fortis. Este esquema se aproxima así a la petición realizada la semana pasada por las grandes familias belgas accionistas del grupo Fortis.

Por su parte, Fortis anunció ayer que esperaba unas pérdidas de 6.000 millones de euros en el cuarto trimestre de 2008, es decir 1.000 millones más de lo que había anunciado el pasado enero.

De rubricarse definitivamente el acuerdo, esta operación evaluada en 14.500 millones de euros convertiría a BNP Paribas en el primer establecimiento bancario de la zona euro por volumen de depósitos.

El consejo de Administración de BNP Paribas tenía previsto reunirse hoy viernes por la mañana para pronunciarse sobre el nuevo acuerdo, que tendrá que ser luego sometido a la nueva asamblea de accionistas. De manera paralela, el Gobierno belga mantendrá en Bruselas un consejo de ministros restringido.

Ahora habrá que ver cuál es la reacción de los accionistas minoritarios que rechazaron por un justo 50,6% las negociaciones propuestas en la última Asamblea general del grupo Fortis, celebrada el pasado 11 de febrero. Fuentes próximas a BNP Paribas citadas por el diario galo sostienen que en esta ocasión está asegurado el voto positivo de los grandes accionistas, que fueron los que se abstuvieron en la anterior votación.