El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, anunció hoy que tras la cumbre del G-8 programada para julio en la isla de Cerdeña se celebrará una nueva reunión del G-20 que se centrará en las propuestas para la regulación del sistema financiero internacional. "Tendremos también una cumbre del G-20 en el tercer día de conversaciones en La Maddalena", en Cerdeña, indicó Berlusconi en rueda de prensa cerca de Milán. "En esta ocasión prepararemos un sistema legal, nuevas normas para frenar el fenómeno de excesiva titularización del sistema financiero, el uso de derivados que desembocó en la crisis", afirmó Berlusconi, cuyo país ostenta la presidencia de turno del G-8.