El miembro del comité ejecutivo del Banco Central Europeo (BCE), José Manuel González Páramo, advirtió de que trasladar la inflación a los salarios puede provocar desempleo "masivo", tal y como sucedió a raíz de la escalada del petróleo en las décadas de los setenta y ochenta. "Es particularmente importante evitar las cláusulas de indiciación de los salarios nominales porque llevan asociado el riesgo de desatar y acelerar espirales de salarios y precios" en respuesta a rebrotes inflacionistas, dijo Páramo en el VIII Encuentro Financiero Internacional organizado por Caja Madrid.
"No es ocioso recordar en este punto que las espirales (de precios y salarios) estuvieron en la raíz de los episodios de prolongado desempleo masivo que siguieron a los choques del petróleo y materias primas en los años setenta y los ochenta", insistió el consejero del instituto emisor europeo. En este sentido, González Páramo afirmó que sería "un importante motivo de preocupación" que se produjese un dinamismo de los salarios "mayor de lo esperado" y que se registrara un aumento en la capacidad de fijación de precios y márgenes en mercados con un reducido nivel de competencia, porque generaría efectos de segunda ronda en la inflación. En este contexto, instó a todos los agentes económicos, públicos y privados a que estén "a la altura de sus responsabilidades" para ajustar sus comportamientos y decisiones, y evitar incorporar la subida de los precios de la energía y los alimentos a los procesos de fijación de sueldos y salarios. González Páramo recalcó que el mantenimiento de la estabilidad de precios es la responsabilidad principal del instituto que preside Jean Claude Trichet, y que este mandato "debe continuar" para preservar el poder adquisitivo de los ciudadanos y apoyar el crecimiento económico en la eurozona.