Los dos grandes bancos del parqué madrileño dan un empujón al selectivo español que se desperezaba con pérdidas pero que ahora suma un 3%, impulsado por la posibilidad de una ampliación del fondo de rescate y próximas medidas del BCE. El euro se mantiene en los 1,35 dólares mientras que el oro ya pone en peligro la cota de los 1.600 dólares por onza.
Los dos grandes bancos españoles dan un empujon a un selectivo que permanecía dormido desde la apertura. A esta hora el selectivo español suma más de un 3% con las dos grandes entidades financieras empujando más de un 4%. En concreto el BBVA avanza un 4% mientras que el Banco Santander suma un 4,5%.

Los impulsos en los bancos podrían encontrar su razón de ser en un posible aumento del fondo de rescate al euro, al que apuntaba hoy en un diario aleman el comisario para asuntos monetarios de la UE Olli Rhen y las medidas que pueda tomar en próximas sesiones el BCE. "La volatilidad es enorme, fruto de las expectativas cambiantes sobre la situación de Grecia", señala Soledad Pellón, estratega de IG Markets en su Twitter.

Por su pare Patricia Mata, analista de CMC Markets, también en su Twitter señala que a pesar de que "el BCE ha desmentido que vaya a bajar tipos, Europa parece que está a lo suyo y sigue descontando q se va a tomar un plan de emergencia ."

Pero no sólo los bancos se aputan al carro de las alzas. Los títulos que más recorrido presentan en la mañana de hoy son los de Amadeus. Las acciones de la central de reservas avanzan más de un 6% y se destacan sobre el resto del índice madrileño.

Y es que a media mañana tan sólo dos valores aguantan el negativo. Sacyr Vallehermoso, que se deja un punto porcentual y Abengoa que se deja medio, son los únicos valores que cotizan en negativo.

Entre los grandes destaca, a parte del comportamiento de las entidades financieras, los títulos de Iberdrola y de Telefónica, con alzas superiores a los dos puntos porcentuales, porcentaje que sube también la petrolera española Repsol.

El euro por su parte ha llegado a tocar los 1,34 dólares mientras que el oro se desinfla y pone en riesgo ya la cota de los 1.600 dólares por onza.