BBVA registró en los primeros nueve meses de 2017 un beneficio atribuido de 3.449 millones de euros, un 23,3% superior al del mismo período del año anterior, igualando practicamente el resultado obtenido en todo el año 2016. A tipos constantes, el incremento es del 28,7%.

Según ha comunicado BBVA a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), entre enero y septiembre de 2017, el margen de intereses de alcanzó los 13.202 millones, con un crecimiento interanual del 4,2% (+9,5% en términos constantes).

Esta partida, junto con las comisiones (es decir, los ingresos recurrentes), ascendió a €16.907 millones, un 4,2% superior a la de los nueve primeros meses de 2016 (un 9,3% más sin considerar el efecto de las divisas).

Según ha explicado la entidad, el incremento de los ingresos recurrentes fue el principal impulsor del crecimiento del margen bruto, que alcanzó, entre enero y septiembre, 18.908 millones, un 2,6% más en comparación interanual.

Entre enero y septiembre, los gastos de explotación descendieron un 1,7% al compararlos con el mismo período del año anterior.

El ratio de eficiencia se ha mantenido en el 49,6%, nivel muy inferior al registrado en el mismo período de 2016.

Asimismo impulsó el crecimiento del margen neto hasta un 7,2% en términos interanuales para alcanzar los 9.522 millones, lo que según ha apuntado un récord.

A cierre de septiembre la mora se situó en el 4,5% (versus el 4,8% en junio), la menor de los últimos cinco años.

También mejoró la cobertura hasta el 72% (comparada con el 71% de junio), mientras que el coste de riesgo se mantuvo estable en el 0,9%.

En cuanto a la solvencia, BBVA demostró su elevada capacidad de generación de capital. Entre enero y septiembre generó 30 puntos básicos y el ratio CET1 fully-loaded alcanzó niveles del 11,2%, por encima del objetivo (11%).

Por su parte, el ratio de apalancamiento fully-loaded a cierre de septiembre alcanzó el 6,7%, lo que permite a BBVA ocupar el primer puesto en relación con sus competidores europeos.

Por lo que respecta a financiación, BBVA colocó con éxito su primera emisión de deuda senior no preferente, por 1.500 millones, con un cupón del 0,75%.

 Esta nueva categoría de pasivos, con capacidad de absorción de pérdidas, permite a las entidades financieras de la Unión Europea cumplir con los requerimientos de la normativa MREL.

El crédito bruto a la clientela se situó a finales de septiembre en €416.240 millones, un 1,6% inferior al dato de un año antes. En cambio, los depósitos de la clientela registraron una subida en los últimos doce meses del 2,0%, hasta alcanzar los €392.865 millones.

En España, las comisiones continuaron evolucionando favorablemente (+4,3% interanual en la cifra acumulada).

El margen bruto entre enero y septiembre fue de 4.733 millones, un 4,3% inferior al del mismo período de 2016.

El beneficio atribuido de los primeros nueve meses del área fue un 13,7% superior en términos interanuales, hasta alcanzar 1.061 millones.

El consejero delegado de BBVA, Carlos Torres Vila, ha destacado que “trimestre a trimestre, BBVA está presentando unos resultados muy sólidos, recurrentes y sostenibles”.

Asimismo, ha señalado que “ya estamos viendo los frutos de la transformación, con nuevas funcionalidades destinadas a tener impacto positivo en la vida de nuestros clientes y que están dando lugar a un crecimiento exponencial de las ventas digitales”.