Mapfre obtuvo un beneficio neto en los nueve primeros meses del año de 655,9 millones de euros, un 14,3 % menos que el mismo periodo de 2011, por las provisiones realizadas por su participación en Bankia y Cattolica y el deterioro del negocio en la crisis.

Hasta septiembre Mapfre ha tenido que destinar 139,8 millones para cubrir el menor valor de sus participaciones en la entidad financiera española y la aseguradora italiana.

Ls ingresos crecieron el 10,5 %, hasta 19.412 millones de euros, y las primas, (a mayor parte de la facturación) ascendieron a 16.571 millones de euros, un 13 % más que un año antes.