Bankia ha obtenido un beneficio neto atribuido de 309 millones de euros en 2011, en un ejercicio en el que ha realizado un esfuerzo en provisiones de 3.692 millones de euros, de las que 1.139 millones corresponden a los nuevos saneamientos exigidos por el Real Decreto Ley 2/2012.
Excluyendo el efecto de las dotaciones a provisiones derivadas de la nueva normativa del Gobierno, el beneficio atribuido al Grupo habría ascendido a 406 millones de euros al finalizar diciembre, un 14% más que en 2010, informa la compañía en el comunicado remitido a la CNMV. 

La entidad afronta 2012 con una capacidad de generación de capital, superior a 8.000 millones de euros, que le permitirá "cubrir de forma holgada los requerimientos pendientes derivados del nuevo decreto. Este objetivo se conseguirá gracias a cuatro palancas ya consolidadas: generación de resultados, venta de activos no estratégicos, optimización de activos ponderados por riesgo y conversión de instrumentos TIER I y TIER II (preferentes y deuda subordinada)".

Bankia tiene también un nuevo Plan Estratégico para los próximos cuatro años, con el objetivo de multiplicar su rentabilidad, mejorar su eficiencia y convertirse en el primer banco, no sólo en segmentos clave del negocio, sin también en calidad de servicio. La entidad ha conseguido mantener una sólida posición de liquidez y solvencia, con un core capital del 10,1% que le permite cumplir con las exigencias de la normativa de Basilea y el nuevo Real Decreto.

El  margen de intereses ha crecido un 20%  hasta totalizar 2.742 millones de euros en el conjunto del año. En este sentido, cabe señalar que el impacto de la menor actividad y el aumento de los costes de financiación se han visto parcialmente compensados por el positivo efecto de la repreciación de la cartera crediticia, especialmente en el último trimestre del año. Junto al margen financiero, las comisiones netas muestran la fortaleza de los resultados recurrentes del Grupo en uno de los ejercicios más difíciles del actual ciclo económico. En conjunto, las comisiones sumaron a la cuenta de resultados 1.061 millones de euros, contribuyendo de manera significativa al margen bruto.

Los resultados por operaciones financieras y las diferencias de cambio anotaron un saldo agregado de 390 millones, pese a la menor actividad del negocio y la elevada volatilidad. Todo lo anterior, unido a los ingresos por participaciones en sociedades y otros resultados de explotación, elevaron el margen bruto hasta los 4.121 millones. Los costes asociados a la integración se han situado por debajo de las estimaciones iniciales, lo cual, unido a las sinergias derivadas del proceso de integración, han generado un efecto muy positivo vía ahorro de costes en la cuenta de resultados, que se hará aún más notable en 2012 y 2013, con la plena implementación del Plan de Eficiencia del Grupo. Así, los gastos de explotación totalizaron 2.455 millones de euros, 460 millones menos que en 2010. Excluyendo los gastos no recurrentes derivados de la reestructuración del Grupo, los costes de explotación ascenderían a 2.623 millones.

Descontados los costes, el margen neto se sitúa en 1.666 millones. Bankia ha elevado sus dotaciones en el conjunto del ejercicio hasta 2.553 millones de euros, a los que debe unirse un esfuerzo adicional de 1.139 millones en provisiones genéricas derivadas del Real Decreto Ley 2/2012 de Saneamiento del Sector Financiero. En total, el esfuerzo en provisiones realizado en el ejercicio ascendió a 3.692 millones, de los que 2.025 se realizaron en el último trimestre. Este esfuerzo en saneamiento ha hecho que el beneficio atribuido del Grupo se sitúe en 309 millones de euros, frente a los 406 millones que habría obtenido Bankia sin el impacto de las provisiones adicionales, cifra que habría supuesto un incremento del 14% respecto al beneficio atribuido pro forma obtenido en 2010.

Estas cifras confirman la capacidad del Grupo para mantener un ritmo de generación de ingresos y recursos recurrentes y sostenidos, pese al entorno extremadamente complejo, como lo demuestra el hecho de que el margen bruto trimestral se haya situado este año, de forma constante, por encima de los 1.000 millones de euros pese al complicado entorno y al proceso de integración de siete entidades que Bankia ha llevado a cabo.

Morosidad en el 7.63%

Respecto a la evolución de la morosidad, la tasa se situó al final del ejercicio en el 7,63%, con una ratio de cobertura del 45,1%, que se eleva hasta el 92,6% si se incluyen las garantías. El Grupo ha acelerado durante la última parte del pasado ejercicio la venta de activos inmobiliarios, hasta alcanzar las 4.285 unidades vendidas, por un importe total de 567 millones de euros. Asimismo, se ha formalizado en el año el alquiler de 610 inmuebles para llevar la cartera de inmuebles alquilados a 2.149 unidades.

Bankia tiene cubiertos los vencimientos de los próximos tres años gracias a la capacidad de emisión por importe de 19.143 millones de euros y un volumen de activos líquidos por importe de 17.454 millones. La suma de ambos
conceptos supera en más de 6.000 millones los vencimientos que el Grupo afronta hasta 2015.

Sobre el plan estratégico

Bankia aprobó a finales de diciembre sus líneas básicas estratégicas para los próximos cuatro años con el objetivo de multiplicar su rentabilidad, mejorar su eficiencia y convertirse en el primer banco, no sólo en segmentos clave del negocio, sino también en calidad de servicio. El Plan marcha conforme a los objetivos previstos y en línea al cumplimiento del reto fijado para el horizonte 2015, que es situar a Bankia en los niveles de solvencia y rentabilidad de referencia en el sector financiero español. Este objetivo llevará al Grupo a potenciar las palancas de crecimiento identificadas durante el proceso de integración, como son el impulso en seguros, banca personal y banca corporativa, además de reforzar la mejora en la liquidez, la captación de pasivo, la creación de un sistema de gestión integral de capital y la intensificación para mejorar la eficiencia.