El banco estadounidense entró en números rojos en el tercer trimestre del año, y lo hizo además con unas pérdidas que alcanzaron los 2.460 millones de dólares, debido a los costes de reestructuración y a las provisiones.